lunes, 30 de abril de 2018

Hidratación profunda con ácido hialurónico. ¿En qué consiste?

Nuria No Pérez
Dermatóloga

Una de las consecuencias del envejecimiento es que nuestra piel pierde progresivamente ácido hialurónico, un componente estructural que le aporta elasticidad. Esta pérdida conlleva sequedad cutánea y la aparición de arrugas. 

¿En qué consisten?
La hidratación profunda con ácido hialurónico produce bioestimulación de los fibroblastos de la piel, restaurándose así los depósitos de ácido hialurónico que le faltan. De esta manera podemos ralentizar el proceso de envejecimiento biológico cutáneo, obteniendo una piel más tersa y luminosa.

Las microinyecciones de ácido hialurónico estabilizado son a día de hoy un tratamiento bien conocido, eficaz y duradero, ideal para realizar en esta temporada del año y que además se puede combinar con otros procedimientos. Aunque habitualmente se realizan 3 sesiones seguidas separadas entre 2 y 4 semanas, el protocolo debe individualizarse en cada paciente, dependiendo de sus expectativas, tipo de piel, hábitos de vida y de otros tratamientos realizados con anterioridad. 

Es recomendable posteriormente, al cabo de 6-12 meses, dependiendo de las características de la piel de cada paciente, repetir la sesión para optimizar el tratamiento y prolongar su duración a largo plazo.

Reacciones adversas:
En general es un tratamiento bien tolerado, aunque para evitar las inevitables molestias de las microinyecciones, aplicamos un anestésico tópico una hora antes del procedimiento. La reacción adversa más frecuente son los hematomas en los puntos de inyección, los cuales se solucionan espontáneamente en unos días.

Debido a que el ácido hialurónico se encuentra naturalmente en nuestro cuerpo, existen pocas posibilidades de que se produzcan reacciones alérgicas. Además, tras cada sesión el paciente se podrá incorporar al trabajo de forma inmediata, comenzando a percibir los efectos del tratamiento en 2 semanas aproximadamente.

¿En qué regiones podemos aplicarlo?
El área que tratamos con mayor frecuencia es la cara, pero también lo podemos aplicar en el dorso de las manos, cuello, escote y otras localizaciones. Este tratamiento también mejora las cicatrices de acné e incluso el acné activo así como los poros abiertos o dilatados.
Los resultados obtenidos con esta técnica son realmente buenos y duraderos, y es por ello el procedimiento estético más demandado hoy en día.

No hay comentarios:

Publicar un comentario